Lunes, 01 Septiembre 2014
diarioexpertos3
Sociedad / Deportes / Las lágrimas rojas de Fernando Alonso
Nuestro experto: 
Miguel Larrea
Vota este articulo
(3 votos)
Compartir

Las lágrimas rojas de Fernando Alonso

Le vemos mejor cuando pierde que cuando gana. Sus declaraciones tras la carrera distaban mucho del Alonso que, tras ganar su primer campeonato, afirmó no deberle nada a nadie.

alonso
Alonso con lágrimas en los ojos tras quedar segundo en el Mundiall de Fórmula 1
No recuerdo haber visto una lágrima antes en los ojos de Fernando Alonso. Si me lo hubieran preguntado, habría afirmado que no concebía que nuestro hombre más rápido pudiera tener esa debilidad. Pero así fue. Todos los vimos: Fernando Alonso no es de piedra. Es humano. El mejor piloto del mundo, como lo califican los hombres de la Fórmula 1, es capaz de llorar por haber quedado sólo segundo en el campeonato más inexorable y rápido del universo.
La leyenda hispana da prioridad a las lágrimas más famosas, las de Boabdil cuando perdió Granada. Aixa, su madre, le dijo "Llora, llora como mujer lo que no supiste defender como hombre". Esta frase que muchos historiadores discuten tampoco se le podría adjudicar a Fernando que se comportó como un machote pero no pudo adelantar al ruso Petrov por culpa, dicen, de un error de estrategia de Ferrari. Lo cierto es que Marc Gené, enfundado en su uniforme de Ferrari, nos comentó veinte veces durante la carrera que la misión de Alonso era imposible: la séptima marcha se quedaba corta en velocidad, la configuración del coche era defensiva y no ofensiva (¡!) y no había manera de dejar atrás al Renault de Petrov. Venganza por cierto de un equipo con el que el asturiano se había proclamado dos veces campeón del mundo y al que había abandonado en busca de mejores motores.
Parece que los italianos se han quedado más tristes incluso que los españoles. Alonso es español pero su equipo es italiano por antonomasia y la marca del "cavallino" representa a la genuina Italia mejor que el decadente Berlusconi. Los errores se pagan pero en mi modesta opinión, los errores no son sólo los del domingo sino los del principio de temporada. El circo de la fórmula 1 sigue y Alonso ya nos dijo que el próximo sábado probarán los neumáticos de la próxima temporada. Ocho millones de personas llegaron a ver en el minuto de oro de la Sexta las evoluciones mareantes de estos caballeros de la carretera y de un muchacho de 23 años cuyos meses -4- y días -23- se contabilizan como si fuera un animal bien cebado. Mareante es la publicidad que acompaña la retransmisión y mareantes también los comentarios de quienes son ya expertos en este campo pero tardaron muchísimo en darse cuenta de que no había nada que hacer excepto desear que Vettel cometiera un error a 300 por hora. Pero no hubo error.
Fernando ha madurado. Sus comentarios minutos después de perder el mundial fueron eso, maduros. Nos cayó mucho mejor que cuando, tras ganar su primer campeonato, afirmó que no le debía nada a nadie. Así es la vida: le vemos mucho mejor cuando pierde que cuando gana. Y esas lágrimas rojas que derramó hacen que definitivamente consiga nuestra estima y nuestro orgullo. Alonso, eres un campeón nato aunque sólo (¿solo?) hayas quedado segundo.
(Para compensar, Messi se acerca pasito a paso a Cristiano Ronaldo. Diez a doce goles. Promete esta liga de primera en la que se baten récords y se consiguen objetivos nunca logrados: Guardiola le ha ganado ya al Villarreal y el Madrid sufre y sufre y sufre para vencer a un modesto Sporting de Gijón).

 

Martes, 16 de Noviembre de 2010 14:49

Escribir Comentario

Tus datos personales

Comentarios

Seguridad

botonexpertos

© Copyright El pulso digital S.L. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial. El pulso digital S.L. no se responsabiliza de las opiniones o informaciones de sus colaboradores, ni comparte expresamente su opinión. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de elpulso.es. No está autorizada su difusión, ni citando la fuente, salvo autorización expresa.

Desarrollado por: CodigoMedia & FWC