Azul, amarillo y rojo

En el ensayo “Los colores primarios”, Alexander Theroux arroja luz sobre nuestras percepciones y sus significados

ColoresPrimariosCada uno, más allá de todas las connotaciones culturales que tenemos asumidas en la cotidianidad acerca de los colores, posee una visión personal, un gusto y, sobre todo, una sinestesia; es decir, toda una colección de sensaciones relacionadas con el color, según nuestras propias vivencias. De esta manera, Alexander Theroux traza una especie de biografía erudita tomando como excusa los colores primarios, donde a los símbolos, a las diferencias culturales y a toda una acentuación de curiosidades, se le suman las miradas peculiares del autor en un subjetivismo imposible de igualar. Cada uno podría escribir este libro según sus propias experiencias, al menos en los apuntes de gustos individuales, pero el texto es muchísimo más.

Comienza con el azul, y el efecto que nos produce es mágico. Su concatenación de imágenes y su poesía, nos transforman la vista y todo en nuestra mente, y a nuestro alrededor se convierte en azul. «…un color misterioso, el tono de la enfermedad y la nobleza». Recorremos el mundo y la historia, desde China (los emperadores vestían de azul «para venerar al cielo») hasta Norteamérica, cuando se refiere a los pantalones vaqueros. No falta Picasso y su etapa azul, ni otras peculiaridades psicológicas como que el azul «favorece la extroversión».

La llegada del amarillo, inmersos en la lectura, no se produce de forma abrupta, sino que la mente se subsume en una neblina verde que no te abandona hasta que, después de varias páginas, Theroux te recuerda a qué se debe aquello de la «prensa amarilla» o de las connotaciones del azafrán. A la que se añaden, como ocurrió con el azul, toda la serie de significados correspondientes a su uso simbólico, desde lo ultraterreno hasta la enfermedad, pasando por la humildad de las túnicas budistas.

En el tercer capítulo, el rojo nos sobrecoge después de que una transición naranja nos haya confundido. Infierno y amor. El color de los precios. Las llamadas de atención. El peligro. «Símbolo de lo femenino en Japón». «El rojo expresaba el pensamiento social (no socialista) subyacente al movimiento», comenta el autor cuando describe el simbolismo de la bandera nazi. Desde luego, uno ya no sabe de dónde saca tantas referencias literarias, artísticas o cinematográficas, según se acerca el final del libro. A veces pareciera que todo su mundo se presenta únicamente en azul, amarillo y rojo.

“Los colores primarios”, tres colores que configuran una biografía, un elogio al subjetivismo, a las sensaciones, a la simbología. Un texto original en la disposición aparentemente caótica de los elementos, de los ejemplos, pero enteramente poético en la recreación de nuestras ilusiones perceptivas.

* Theroux, Alexander, “Los colores primarios”, La bestia equilátera, 2013, Buenos Aires, 2013, 288 pp.

 

 

Nuestro experto:

Profesor de Lengua castellana y Literatura en un instituto de Madrid. Licenciado en Filología Hispánica y en Filosofía, además, está Diplomado en Magisterio. Ha colaborado como articulista de opinión durante varios años en La Opinión de Zamora. Ahora participa en la revista digital Ángulo Muerto. Interesado en las...
Lee más sobre nuestro experto Ángel Esteban Monje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*