“Contra los pastores, contra los rebaños”

Se publica la traducción de los escritos de Joseph Albert, anarquista francés más conocido por el seudónimo de “Albert Libertad”

Albert_LibertadJoseph Albert fue un activista y pensador anarquista que apenas vivió 33 años, pero que tuvo el tiempo suficiente como para hurgar en las conciencias anquilosadas de unos y otros a finales del siglo XIX. Ahora, gracias a la editorial “Pepitas de calabaza”, podemos leer en castellano algunos de sus artículos más punzantes de su periódico L´anarchie. Conocido por su seudónimo, Albert Libertad, luchó con su cuerpo (inválido, siempre con unas muletas a cuestas) y con su inteligencia para señalar cómo los propios trabajadores, por la misma dinámica de la industrialización, se autoesclavizaban incluso en aquellos aspectos donde uno podía recoger los resquicios de libertad que el catastrófico sistema les permitía.

“Contras los pastores, contra los rebaños” ha sido traducida por Diego L. Sanromán y él mismo es el encargado de prologar excelentemente esta antología de artículos: «Es probable que, en un primer momento, llame la atención de los lectores el hecho de que Libertad no considere la anarquía como una ideología política específica, sino más bien como una suerte de anti o contra-ideología, que el autor identifica con el devenir mismo de la humanidad en su proceso de emancipación».

En los veinticinco artículos se tocan una serie de temas que orbitan alrededor del trabajo, de las costumbres y de las posibilidades que tiene el obrero para luchar contra las injusticias laborales que le toca soportar. Aunque no obvia el tratamiento de su propia ideología o forma de vida que es la anarquía, la cual define como: «filosofía del libre examen, aquella que no impone nada por la autoridad y que procura probar todo mediante el razonamiento y la experiencia». Con estos presupuestos podemos hacernos una idea de cómo trata cada una de las cuestiones que aborda.

De todos los textos hay uno titulado «A los resignados», que es todo un manifiesto que ya justifica por sí solo la lectura del libro. En él, de una forma que hoy en día resulta del todo provocadora, atiza con mano firme a todos aquellos que aceptan la corriente, el mecanismo, la deriva: «Odio, repito, a todos aquellos que, cediendo a otro, por miedo, por resignación, una parte de su poder de hombres, no solamente se aplastan, sino que me aplastan a mí y a aquellos que a los que amo, con el peso de su horrible consentimiento o de su inercia idiota».

Aunque no todo son odios, sino una colección vitalista y hasta furibunda de sus deseos para vivir profundamente. Así, ama a los sabios, a los científicos, al presente placentero que no pospone esos disfrutes, al arte, a las mujeres mediante un pacto de libertad… Después, continúa con sus propósitos, sus anhelos de ser útil, de cooperar,… toda una declaración de intenciones que implica un tipo de individuo que desgraciadamente siempre ha escaseado.

Otro de los grandes ensayos del libro es el último, titulado «El trabajo antisocial y los movimientos útiles». En el que podemos leer críticamente acerca de todos aquellos hombres ociosos, consumidores ansiosos para los que el sistema debe funcionar bien engrasado y en el que los otros, la inmensa mayoría, debe sacrificar su vida. Hoy, esa inmensa mayoría se ha troceado en múltiples escalones y todos encontramos a otros en un escalón por debajo (si no, esperamos a que nazca) para hacer con ellos lo mismo que hacen con nosotros los que están más arriba.

La gran estafa piramidal de la que da buena cuenta con su pluma bien afilada Albert Libertad.

* Libertad, Albert, “Contra los pastores, contra los rebaños”. Editorial  Pepitas de calabaza, Logroño, 2013, 268 páginas.

 

Nuestro experto:

Profesor de Lengua castellana y Literatura en un instituto de Madrid. Licenciado en Filología Hispánica y en Filosofía, además, está Diplomado en Magisterio. Ha colaborado como articulista de opinión durante varios años en La Opinión de Zamora. Ahora participa en la revista digital Ángulo Muerto. Interesado en las...
Lee más sobre nuestro experto Ángel Esteban Monje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

LO + LEÍDO EN EL PULSO: