¿Cómo monetizar una web? ¡Enséñame la pasta!

Todos tenemos ideas para emprender en internet, pero lo difícil es obtener beneficios. ¿Dónde está la pasta?

Tom Cruise Jerry Maguire ensename la pasta

Sí, es cierto. Internet es la tierra de las oportunidades.

Todos hemos tenido ideas para triunfar en la red, pero no es sencillo ponerlas en práctica. Y luego está el más difícil todavía: conseguir los beneficios esperados. Si estás atascado en esta última etapa, esta guía es para ti. Y si te estás planteando emprender en internet, también.

El gran problema de muchos proyectos que no llegan a dar el fruto deseado está en el planteamiento inicial. El error es ponerse a trabajar sin tener previsto un sistema fiable para generar ingresos.

Antes de lanzarte a la piscina, dame 10 minutos y te ahorraré horas y horas de trabajo en vano.

Si quieres monetizar tu idea, sea la que sea, ten dos cosas fundamentales en cuenta:

I. Para ganar dinero en internet hay que vender algo

Vender un producto, tus servicios, el producto de un tercero, lo que sea… Pero hay que vender.

No vender nada es el gran problema de muchos “modelos de negocio” en internet (lo pongo entre comillas porque no son modelos y desde luego no son negocios).

Es lo que hacen tradicionalmente la prensa online y los blogs. Ofrecen gratis un contenido de calidad y esperan amasar tráfico y monetizarlo por medio de la publicidad. Huye de esta idea. Más abajo te explicaré por qué, pero quédate con que es casi imposible hacerla rentable.

II. Negocios rentables por internet = pocas horas de trabajo y mucho beneficio

Imagina que para vender un solo producto de veinte euros necesitas trabajar cinco horas. Para eso no dejarías tu trabajo en la oficina, ¿verdad?

La cultura del “hazlo tú mismo” está muy bien, pero si gastas horas y horas en poner en práctica y gestionar tu negocio, el margen de beneficio cae como un peso muerto.

Necesitas herramientas, servicios de terceros, automatismos. Ahora que las grandes inversiones son casi impensables, la verdadera rentabilidad está en sacarle el máximo provecho a tu tiempo.

Es normal que en las primeras semanas de un proyecto online emplees unas cuantas horas diarias en poner todo en marcha. Pero los negocios que funcionan en internet son los que, pasada la primera fase, te permiten poner las cosas en piloto automático y recoger beneficios, sin necesidad de estar encima. Hablo de beneficios día tras día, sin fallo.

Si tienes una idea, pero no sabes como llegar a esa etapa de piloto automático, sigue pensando. No tienes previsto un “sistema”. No te lances todavía.

¡Pero es que yo ya me he lanzado! ¿Cómo monetizo el trabajo que ya he hecho?

Si ya has puesto en marcha un proyecto (o varios) y has currado muchas horas, dando lo mejor de ti, pero no ves resultados, debo decir que te entiendo perfectamente. Yo he pasado por lo mismo.

La buena noticia es que todavía hay remedio. Quedan soluciones para no tirar a la basura todo el trabajo ya hecho. Pero tendrás que cambiar el chip.

Vamos a repasar las distintas posibilidades para monetizar una web, ordenadas de menor a mayor rentabilidad (tiempo invertido frente a beneficios esperados).

  1. Publicidad en redes como Adsense y similares (o venta de enlaces)
  2. Posts patrocinados y otras formas de patrocinio
  3. Suscripción y donaciones de los lectores (la voluntad)
  4. Enlaces afiliados
  5. Vender tus propios servicios, cursos y productos

1. Publicidad con Adsense y plataformas similares

Consiste en ofrecer contenido gratuito a tus lectores y tratar de monetizar a base de publicidad (banners o esos molestos enlaces de texto). Te das de alta en una plataforma (Adsense, ADPV, Billy… hay muchas) y ellos gestionan tus espacios publicitarios, colocando anuncios y dándote comisiones por clic (CPC) o por mil impresiones (CPM).

NO HAGAS ESTO. Punto.

Por qué no es rentable:

– Hoy en día nadie presta atención a la publicidad en internet. La gente no ve los banners, es como si no estuvieran en la pantalla, y por tanto no hace clic en ellos.

– Las comisiones que te ofrecen los mayoristas (con Google y su plataforma Adsense a la cabeza) son bajísimas, tanto por impresiones como por clics.

¿Quieres números? La tarifa habitual para cada mil impresiones oscila entre 0.10 y 0.20 euros (salvo en el caso de un formato muy odiado por los lectores, el Interstitial, que se paga en torno a 0.45). Con dos banners estándar por página y con un tráfico más que decente (50.000 páginas vistas al mes), te estarías llevando unos 15 euros cada mes.

Convéncete, el único que gana dinero de verdad con la publicidad en internet es Google. Las webs y blogs sólo le hacemos el “trabajo sucio” a Google y demás mayoristas. Aportamos el tráfico que ellos le venden a los anunciantes. El intermediario se lleva la parte del león y nos quedamos con cara de tontos.

Este problema siempre vas a tenerlo, no importa lo grande que sea tu web. Incluso si llegas a un millón de visitas al mes, las comisiones seguirán siendo ínfimas, y tendrás un coloso con pies de barro: una web con un tráfico fantástico y un ratio de monetización muy pobre.

En el pasado hubo algunos bloggers que eran auténticos “ninjas”, expertos en disimular los anuncios de Google entre medias de su texto, aumentando el ratio de gente que hacía clic en los mismos. No te recomiendo intentarlo siquiera; como he dicho, el usuario actual de internet se las sabe todas con la publicidad y diferencia bien lo que son anuncios de lo que no.

Opino lo mismo de la tentación de sobrecargar tu web con anuncios de Adsense por doquier. Puede que a corto plazo ganes unos céntimos más, pero a la larga sólo conseguirás molestar a tu audiencia. Últimamente han proliferado las plataformas que tratan de monetizar tu tráfico móvil (con Billy y YOC a la cabeza). Aunque sus comerciales te lo “vendan” muy bien, las comisiones siguen siendo bajas.

Si no me haces caso y de todas formas vas adelante con los banners, por lo menos que no sea tu principal estrategia. Hazlo como complemento a cualquiera de los otros demás métodos. Podrá ser un extra, una pequeña propina, pero nunca la fuente de ingresos que tu trabajo merece.

Un truco para combinarlo con otras estrategias: además de abrir cuenta en Adsense, date de alta en DFP (Doubleclick For Publishers), un servicio bastante más útil de Google. Es un adserver o servidor de publicidad en la nube. Con ello, serás tú y no una plataforma la que controle los espacios publicitarios de tu web. De esta forma, podrás combinar libremente los anuncios de Adsense con campañas de banners que consigas por tu cuenta o con banners de tus programas de afiliación (ver más abajo).

2. Patrocinios

Sin ser en general la octava maravilla, a las distintas formas de patrocinio se les puede sacar un poco más de jugo. Tu relación con el anunciante pasa a ser algo más directa y equitativa.

Hay varias maneras de hacerlo:

– El post patrocinado

Una marca te paga para que hables de su producto o servicio. En ocasiones ni siquiera te exigen que hables bien, sólo que hables.

Los precios varían en función del tráfico y la temática de la web. Una web especializada en cosas como electrónica, música o tendencias y con un tráfico medio (entre 20.000 y 50.000 visitas mensuales) puede esperar ofertas entre 60 y 300 euros por post. A veces también se remuneran con productos, invitaciones a eventos, etc. Un buen incentivo sobre todo para los blogueros que están empezando en esto.

Es un sistema muy extendido (incluso entre las grandes cabeceras de prensa) y que muchos bloggers manejan con soltura e independencia. Una buena práctica: indica siempre a tus lectores que un contenido es patrocinado (algo que los grandes diarios no suelen cumplir).

Modalidades:

  • Post de tema libre con enlace “encubierto”: Te pagan por publicar un post sobre un tema no directamente relacionado con la marca o servicio, en el cual deberás “deslizar” un enlace a la web de la marca. Se hace para ayudar al posicionamiento en buscadores de la marca que paga el enlace, pero cuidado porque Google penaliza la compra-venta de enlaces.
  • Post en Facebook o Twitter: Muy en boga. Si tienes un buen número de seguidores y eres visto como un influencer en tu comunidad, las marcas pueden pagarte por un post en Facebook o un tuit patrocinado. Es de lejos la modalidad más rentable, ya que implica poquísimo trabajo, y no es raro que se pague a razón de 50 euros por 140 caracteres a perfiles con unos pocos miles de seguidores.

¿A que esto ya es mejor que Adsense?

¿Cómo saber si has llegado al momento en el que puedes monetizar tu Facebook o cuenta de Twitter? La solución no es necesariamente mirar el número de seguidores (de nada sirve tener 5000 followers, si esta audiencia no interactúa con tu contenido, no digamos ya si has comprado falsos seguidores). Mucho más útil es guiarse por tu Klout Score, el índice de influencia en las redes sociales más aceptado hoy día. Crea un perfil en Klout y averigua lo que valen tus perfiles de redes sociales. Si tu Klout Score está por encima de 40 estás listo para el influencer marketing (traduzco: listo para recibir tus primeras ofertas). Como curiosidad, los bloggers españoles más destacados en el índice son Enrique Dans y El Hematocrítico, con una puntuación de 80 cada uno. ¿Crees que no monetizan su Twitter?

Otra forma de patrocinio, más tradicional, es la típica sección patrocinada dentro de una web o blog. En ocasiones, las marcas “compran” o alquilan por un tiempo el blog, para ahorrarse el trabajo de crear un blog ellos mismos. Una simple campaña de banners a precio fijo, o por lo menos sin pasar por el costoso peaje de Adsense, es otra forma de establecer una relación directa entre una marca y tu web.

Aunque lo más probable es que tengas que contactar con las marcas a través de un intermediario: las agencias (pero no te preocupes, sus comisiones no tienen nada que ver con las de Google).

Los patrocinios son especialmente adecuados para podcasts o vídeos. Precisamente, la principal fuente de ingresos de los llamados youtubers son los programas para partners de YouTube, alianzas entre una marca y un creador de vídeos. Por si no sabes nada sobre este fenómeno, enorme entre el público joven, un youtuber de éxito como el sueco PewDiePie puede ganar hasta 3 millones de euros al año (hay que decir que el chaval tiene 27 millones de suscriptores en su canal de YouTube).

Sin necesidad de convertirte en la nueva estrella de YouTube, puede que dentro de tu nicho haya marcas interesadas en gozar de un espacio dentro de tus vídeos. Anímate a proponer colaboraciones.

Qué falla en este método:

Que no es estrictamente un sistema, y que no asegura ingresos pasivos, sino que requiere que estés encima.

Me explico. Salvo en el caso de tuits o posts en FB, cada vez que una marca encarga un post patrocinado, debes dedicar un tiempo a escribir y después promocionar el post. Tiempo que debes añadir al de mantener tu web actualizada con otros contenidos. Difícilmente te ofrecerán posts patrocinados si tu web no tiene “movimiento”, en forma de contenido fresco.

Peor aun: no controlas la frecuencia con la que te llegan las ofertas. Por eso digo que no es un sistema, al menos no un sistema fiable. Incluso si tienes una página de éxito, puede darse que durante tres o cuatro meses no te llegue ninguna oferta. Y al revés, puede ocurrir que en una semana se te acumulen tantas propuestas que quizá no puedas atenderlas todas. En casos así, no puedes posponerlas, porque el anunciante las quiere ya.

Hablo por experiencia. Con mi web de música, en algún caso acumulé hasta 700 euros en posts patrocinados en menos de un mes, y a continuación me tiré 3 meses sin recibir una mísera oferta, a pesar de que mi tráfico no había bajado.

En conclusión: los patrocinios son una buena ayuda para tu proyecto y no hay que desdeñarlos. Pero siguen sin ofrecer la seguridad necesaria como para que puedas construir todo un sistema de ingresos en torno a ellos.

Relacionado: ¿Cómo caerle bien a Google? El secreto para posicionarte mejor

3. Métodos por suscripción y patrocinio de tus lectores

En lugar de depender del patrocinio de las marcas, ¿por qué no dejar que sean tus lectores los que apoyen tu proyecto? Hay varias formas de hacerlo:

– contenido sólo por suscripción,
– contenido gratis más contenido premium sólo para suscriptores,
– la voluntad (pones un botón de PayPal u otro sistema y dejas que el lector contribuya lo que crea conveniente)

Este último método lo ha puesto en marcha recientemente una revista online tan bien posicionada como JotDown, conocida por sus artículos profundos y de calidad. Tras leer cada texto, tienes la opción de dejar una “propina”, que va desde los 10 céntimos hasta los 2 euros (el sistema usado por JotDown es Dropcoin).

Otro caso notable es el de la Wikipedia, una web gigantesca que presume de mantenerse a base de las contribuciones de los usuarios.

Los medios por suscripción han existido siempre en internet, pero nunca se ha convertido en el método predominante. Funciona mejor en algunos mercados, como el estadounidense, pero en España nunca se ha asentado. Si no ha sido capaz de desbancar siquiera al método “contenido gratis + Adsense” es que algo falla.

¿Por qué no es suficiente? Habría que analizar caso por caso, pero además de la dura competencia de lo gratis, este método tiene las mismas desventajas que el patrocinio de marcas. No puedes controlar la frecuencia con la que llegan las donaciones, y te haces demasiado esclavo del día a día.

Ojo: no estoy diciendo que este sistema no sea viable. De hecho, creo que puede ser interesante como complemento a otras estrategias, y sobre todo garantiza tu independencia. Pero, en general, hay sistemas con los que puedes obtener mejores resultados en menos horas de trabajo. Sigue leyendo.

4. Enlaces afiliados

Al principio de la guía decía que había que vender, fuese como fuese. ¿Qué haces si no tienes ningún producto propio que ofrecer?

Muy fácil. Amazon vende millones de productos y busca “relaciones públicas” que le lleven clientes a la web. Piensa en qué producto recomendarías sin dudar a tus clientes. Seguro que está en Amazon.

Para empezar a vender a comisión para Amazon sólo tienes que inscribirse en su programa de afiliación. Hay otros programas de afiliación (Zanox, Clickbank, etc.) pero Amazon me parece el mejor para iniciarse, porque es el más grande y también el más fácil de usar.

Problema: las comisiones son bajas, sí. Y como ocurría con Adsense, aquí de nuevo le estás haciendo el juego a un gigante, en este caso Amazon en lugar de Google.

Pero date cuenta de la diferencia: los lectores de tu web no hacen caso de la publicidad, pero si es un público fiel que te has ganado a base de trabajo, sí harán caso de lo que tú les digas. Si te ciñes al campo en el que eres un experto y no tratas de “vender la moto”, valorarán mucho tus consejos.

Prueba este sistema y pronto verás que el ratio de clic en los enlaces es mucho mayor que con la publicidad. Espera un poco más, y um buen día te encontrarás con tu primera venta, y con ella tu primera comisión. A partir de ahí, es cuestión de repetir, afinar, medir, volver a afinar… Tienes total libertad para decidir donde y como colocar los enlaces (o banners, aunque lo recomiendo menos) y puedes enlazar a tantos productos como quieras.

Un momento y un redoble de tambor. Estamos (¡por fin!) hablando de un modelo escalable y capaz de darte ingresos pasivos.

¿Qué quiere decir eso de escalable? Que si te funciona en un post, te funcionará en otros parecidos. Y si te ha funcionado en una web, ¿por qué no abrir una segunda con otra temática? Y una tercera, una cuarta…

Respecto a los ingresos pasivos, quiere decir que una vez puesto en marcha el sistema, no tienes que estar encima las 24 horas del día. Ni siquiera cinco horas.

Estamos hablando de poco esfuerzo diario, y si encuentras un buen nicho, los beneficios pueden llegar a ser muy respetables. ¡No esa miseria que te daba Adsense! Si no me crees, hay un conocido blogger que tras tener éxito con cuatro o cinco webs de enlaces afiliados, dejó su trabajo y se puso a viajar por el mundo. Ángel de Viviralmáximo cuenta aquí su experiencia y sus ganancias.

5. Tus servicios, tus ebooks, tus productos

Seguimos subiendo en la escalera de la rentabilidad. No se puede negar que el problema de ser afiliado es que haces rico a otro. Pero si hemos dicho que era un modelo escalable (y dale con la palabrita) y hemos demostrado que la gente hace caso de nuestras recomendaciones, ¿por qué no recomendar productos en los que nos llevemos una mayor comisión?

La mayor comisión de todas es la que te llevas cuando vendes algo tuyo, y eso es lo que recomiendo a quien quiera monetizar una web (o sea, exactamente lo que decía al principio).

Parto de que no tenemos dinero para hacernos con un inventario completo de productos de la noche a la mañana. Si lo tuviéramos, abriríamos un ecommerce, y nuestro problema no sería como monetizar una web, sino como atraer más clientes y como vender más. Así que vamos poco a poco.

Lo primero es ofrecer nuestros servicios. Si hemos demostrado a nuestros lectores que somos expertos en algo, seguro que alguno de ellos tiene un problema en el que podamos ayudarle.

Nuestra web o blog debe ser nuestro principal escaparate. Que todo el que pase por allí vea claramente lo que sabemos hacer y qué tipo de problemas podemos resolverles. Nada de eso tan español del pudor a “venderse”. Seamos más anglosajones, que saben venderse muy bien. Fundamental una buena foto, con una buena sonrisa.

Un ejemplo “de libro” de cómo monetizar un blog a partir de tus servicios y productos sobre temas en los que eres experto:

Pinch of Yum, un blog de recetas de cocina que factura 30.000 dólares al mes.

No dejes de leer su caso. Analizo las claves que le han convertido en un blog tan exitoso, y cuáles son sus fuentes de ingresos.

Como freelance, además de tu web, cuentas con muchos otros escaparates. No sólo Linked-in. Existen mercados en los que las empresas publican ofertas puntuales de trabajo, a las que cualquier freelance puede presentar su propuesta. En el mundo anglosajón ya funcionan muy bien Odesk y Elance (apabullante el número de ofertas) y en español, con ofertas para España y Latinoamérica, tenemos Nubelo.

Los servicios sólo tienen un pequeño problema: son lo menos escalable de todo lo que podemos ofrecer. Como no podemos desdoblarnos, estamos limitados para aceptar propuestas, y además el precio por hora será el que dicte el mercado.

Lo que sí es escalable y sí pueden desdoblarse y multiplicarse son los productos.

Cuando se dice producto, normalmente pensamos en algo que viene en una caja. Pero un ebook, o una buena guía en PDF, también es un producto. Como eres un experto en algo, escribir una guía o un librito en condiciones debería ser pan comido. Lo difícil antes era publicar, pero eso ya es historia. De nuevo, nuestro gran amigo es Amazon (y no, no voy a comisión).

Amazon vende millones de eBooks todos los meses, y al menos una cuarta parte de esos libros son autoeditados, es decir, editados y vendidos directamente por sus autores. El precio lo decides tú, y ellos se llevan una comisión (ves, el juego ha cambiado).

Amazon es el mayor mercado de eBooks del mundo pero no hay por qué limitarse a vender tus libros allí. Sobre todo si piensas vender cursos. La formación online es ahora mismo el gran negocio en auge en internet, y ya existen unos cuantos mercados consolidados en los que puedes colocar tus cursos.

El principal a nivel mundial es Udemy. Ofrece más de 25.000 cursos, en todo tipo de formatos, y el ámbito de los cursos en castellano todavía no está demasiado saturado.

Una segunda opción muy interesante es Floqq (startup española, que no se diga que no emprendemos), especializada en cursos en vídeo. En ambas webs hay cursos de todos los niveles y todos los temas y precios. Desde como hacer cupcakes, por sólo 5 euros, a como programar en SAP (vaya usted a saber lo que es eso), por 299 euros.

Y por último, si escribir no es lo tuyo, está la opción pura y simple de vender productos, de esos que vienen en una cajita. ¿Lo ves imposible? Échale imaginación. Un negocio rentable en internet (y real) es encargar gafas de sol en China y crear una marca low cost capaz de competir con las mismísimas Ray-Ban, como han hecho estos emprendedores de Elche (que en menos de dos años ya facturan 15 millones).

A veces nos obsesionamos con la innovación, con dar con una idea única y revolucionaria, y nos olvidamos de que el comercio de toda la vida siempre va a funcionar. Ahí también podemos aplicar nuestras ideas y nuestro talento.

¿Has dado con un nicho de mercado poco explotado y en el que crece la demanda? Crea una tienda online. Para inventarios de pocos productos, Woocommerce ofrece una estupenda solución, integrada dentro de WordPress. Para necesidades mayores, está Prestashop, que es algo así como el WordPress del comercio electrónico. Con él no sólo vendes, sino que gestionas la facturación, tu almacén, etc.

Si te asusta un poco todo este nuevo mundo de posibilidades, contrata a alguien para montar en poco tiempo una web profesional y a tu medida, y empieza a vender cuanto antes. Pronto serás tú el que enseñes donde está la pasta.

Resumen: ideas de negocio rentables en internet (2015)

  • Patrocinios:
    – Monetizar tu blog mediante posts patrocinados
    – Marketing de influencers: monetizar tu Facebook o Twitter
    – Monetizar YouTube
  • Opinión: dedicación variable (lo más rentable en monetizar redes sociales), beneficios bajos o medios (pero no controlas la frecuencia) . No escalable.

  • Suscripciones y donaciones:
    – Monetizar tu web con PayPal o Dropcoin
  • Opinión: no requiere casi dedicación extra (sólo lo que dediques a crear y gestionar tu web), ingresos muy variables (no controlas frecuencia). No escalable.

  • Marketing de afiliados:
    – Amazon, Clickbank, Zanox…
  • Opinión: requiere dedicación extra al inicio, por el tiempo necesario de aprendizaje. Luego puedes pasar al piloto automático. Los beneficios pueden ser altos si aciertas con el nicho. Totalmente escalable.

  • Tus servicios:
    – Trabajar y ganar dinero desde casa con webs como Odesk, Elance y Nubelo
  • Opinión: Leve dedicación extra en aprendizaje, luego la dedicación que requiera cada encargo. Ingresos limitados por tu capacidad y disponibilidad. No escalable.

  • Tus productos:
    – Infoproductos: vender ebooks en Amazon, vender tus cursos en Udemy o Floqq
    – Productos físicos: abre una tienda online o vende desde Amazon

Opinión: Dedicación extra al inicio, salvo que externalices la puesta en marcha de la tienda. Después, piloto automático y a recoger beneficios. Escalable. Hay muchos nichos por explotar.

PD: Si te queda alguna duda sobre el tema, puedes plantearla en los comentarios, o mandarme un mail a juan@clicpress.com, y te responderé con mucho gusto.

Nuestro experto:

Consultor en posicionamiento web y marketing de contenidos, con 12 años de experiencia en el sector audiovisual y 6 años en el online. Licenciado en Periodismo, blogger y experto en Wordpress. Un obseso del diseño web. Y por encima de todo, padre de dos niñas preciosas.

16 comments on “¿Cómo monetizar una web? ¡Enséñame la pasta!
  1. Sue Mackenzie dice:

    A very interesting article, thanks Juan

  2. Buen artículo Juan. En el apartado 3 echo de menos la mención a Patreon, poco conocido en España. Yo lo estreno el próximo lunes: http://www.patreon.com/blogpocket. Con este sistema sí se puede controlar la frecuencia de las aportaciones y funciona a modo de crowdfunding pero para proyectos pequeños y de forma constante en el tiempo. Saludos cordiales.

    • Muchas gracias, Antonio, un placer que te haya gustado y que te hayas animado a comentar. Pues tienes razón en que es una propuesta interesante la de Patreon, actualizaré la guía para incluirla y que más bloggers puedan conocerla. Un saludo. =)

  3. Richman dice:

    Queda poco creíble el artículo puesto en una página con un gran banner de adesense en la parte superior 😉

  4. Juan, excelente artículo, precisamente un cliente me pidió de que manera podía monetizar el trafico que estaba teniendo con su web y redes sociales y esto me animó a escribir un post sobre como monetizar internet y realmente es el mejor post que he encontrado, te mencionaré como fuente de información, muy útil, GRACIAS

  5. María Martin dice:

    Genial, de lo mejorcito y más exhaustivo que he leído del tema en un solo post. Enhorabuena y gracias!

  6. Xavi dice:

    Llevo 7 meses y facturo 900€ con 1 millón de impresiones en adsense ctr 6%
    Y no soy un crack
    Así que si funciona la publi
    No hay empresas tan grandes que tiren a la basura su dinero en publicidad online sin tener una conversión en ventas
    Tú mismo pones como ejemplo de ingresos el anunciante directo

  7. Maria jose dice:

    Me ha parecido superinteresante el artículo! Y me pilla justo en el momento en el que me replanteo cerrar o reconvertir el blog pq es muchísimo trabajo, costes y 0 ingresos….

    Gracias!

    • Hola María José, muchas gracias por tu comentario, me alegra que te haya interesado. He visto tu blog y efectivamente se nota el el trabajo y el mucho cuidado que hay detrás; sé que es duro no ver resultados, pero hagas lo que hagas no lo dejes desaparecer. Al menos que quede como testimonio de lo que eres capaz de hacer y que pueda ser una referencia o un apoyo para lanzar otros proyectos.

      Si no te importa, me voy a tomar la libertad de escribirte a tu mail para comentarte algunas ideas que creo podrían servirte para obtener algún ingreso adicional con lo que ya tienes hecho. Saludos y mucho ánimo con tus proyectos. 🙂

  8. Buena entrada, la verdad si uno debe conocer estos diferentes modos de monetizacion, no casarse con una sola….el Adsense es la mas utilizada es por ser facil y gratuita…pero la verdad ya despues de tener experiencia y tiempo en el blog, uno debe agregar alternativas, ya que el mercado de la publicidad ya no es tan rentable…Lo de los afiliados es una gran opcion mientras llega uno a un gran nivel para crear sus propios productos…En todo caso gracias por compartir la entrada, saludos :).

  9. Muy buen post esoy comenzando con mi blog y no se si estoy en el camino correcto muy buena informacion espero me ayuden gracias

  10. Paco A. dice:

    Hola! Soy reciente en esto de crear un blog wordpress y me gustaría mucho ser una bloguera conocida y al final poder monetizar mi blog pero yo tengo el que es gratuito.
    Mi pregunta es, ¿Puedo monetizar igualmente siendo la forma gratuita de wordpress?
    muchas gracias!!! Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*