Las relaciones laborales, un terreno siempre farragoso

Las relaciones laborales, un terreno siempre farragoso

La relación laboral entre empresas y trabajadores nunca ha sido fácil. De hecho, es uno de los puntos que más problemas causa para ambas partes. Cualquier incumplimiento, cualquier mínimo detalle que no esté regulado en los términos de dicho contrato o cualquier cláusula ambigua es objeto de continuos análisis, disputas y problemas. De ahí viene un buen porcentaje de la mala relación que puede llegar a generarse, dentro de una empresa o un departamento de la misma, entre un jefe y los trabajadores que tiene a su cargo.

La cantidad de situaciones que se pueden generar en un entorno de trabajo son inmensas y es imposible que en un contrato puedan regularse todas y cada una de ellas. Es evidente que una relación laboral puede generar muchas controversias y que necesita de la figura de abogados y asesores para esclarecer cualquier tipo de problema y ofrecer una visión de la situación, tanto a unos como a otros, que sea aséptica y objetiva.

Son muchas las personas que han denunciado que, durante la crisis económica, se han recortado tanto los derechos de los trabajadores que hemos alcanzado un punto en el que cualquiera de esos empleados está en el punto de mira como consecuencia de una queja o una denuncia. Un artículo de eldiario.es publicado a mediados de noviembre de 2015 afirmaba que la precariedad se había instalado en el mercado laboral vasco pero que aún así eran muy pocos los que se atrevían a denunciar cualquier abuso por parte de su jefe. La declaración que titula la noticia, “Ahora el trabajador que denuncia es el malo y no el empresario que incumple la ley”, lo dice todo.

Por suerte, los hay que todavía ofrecen resistencia. Así lo hacía saber el Diario de Mallorca con la publicación de una noticia en la que se hacía público que un trabajador había denunciado a su jefe por acoso laboral y por revelación de secretos. La noticia, que vio la luz en abril del año pasado, ha de servir como estímulo a muchos trabajadores que todavía hoy en día se sienten explotados mientras dura su jornada laboral y que pueden encontrar en un abogado o asesor la figura clave para salir del pozo.

El mercado laboral se ha recrudecido en los últimos años y son miles los trabajadores que viven atenazados por la posibilidad de perder su empleo si se atreven a denunciar cualquier vejación de sus derechos por parte de la empresa para la que trabajan. Los profesionales de Trámites Fáciles Santander, abogados multidisciplinares en Santander, especializados en buena parte de los trámites administrativos que plantea el ordenamiento jurídico, han venido destacando en los últimos años la enorme cantidad de personas que les han trasladado sus preocupaciones al respecto.

La situación también es posible al revés

Hemos hablado, hasta ahora, de situaciones que encuentran en los trabajadores a las víctimas. Sin embargo, la situación también es posible en el caso inverso: empresas que han encontrado pruebas de que uno de sus trabajadores no cumple con las condiciones que se establecen en su contrato. Este tipo de asuntos también ha tenido un largo recorrido durante los últimos años y lo cierto es que las empresas, en mayor o menor medida, han encontrado también en un abogado y asesor la figura ideal para resolver la situación y encontrar justicia.

En la actualidad, gracias en parte a elementos como Internet o las redes sociales, muchas personas y entidades han encontrado la manera de ‘burlar’ la ley en detrimento de los derechos de otros, lo que sin duda ha de traer consecuencias en el terreno laboral e incluso en el penal si fuera necesario y conveniente. Afortunadamente, las nuevas tecnologías, al igual que propagan el conocimiento relativo a la comisión de delitos o fraudes, también pone a disposición del ciudadano las maneras de solventar ese tipo de cosas. Así las cosas, hoy en día es más fácil que nunca dar con un gabinete de abogados que nos defienda ante cualquier problemática.

El porvenir no está del todo claro a este respecto. ¿Seguirá aumentando el número de casos de empresas que explotan y mantienen a raya a sus empleados? ¿Será, por el contrario, más habitual encontrarse con trabajadores más espabilados de la cuenta que pretendan aprovecharse de la entidad para la que trabajan? Ponerse siempre del lado de unos y de otros es inútil. La mejor alternativa pasa por situarse siempre del lado de la justicia. Y eso solo es posible con la figura de un abogado o asesor.

Deja un comentario