A vueltas con los negocios de medicina estética

A vueltas con los negocios de medicina estética

Que estamos en un momento en el que el aspecto físico importa más que nunca es algo tan obvio como decir que este otoño está siendo más frío que el de otros años. Solo con abrir Twitter, Facebook o Instagram vemos fotos en las que salen modelos o personas normales que muestran su estilo.

Aunque también es cierto que hay otro movimiento que aboga por no seguir las modas de las pasarelas en las que se pone de manifiesto que la mayoría de mujeres no tiene la talla 38. La delgadez extrema que se muestra en las pasarelas no es bonita, y esto es algo que las grandes firmas deberían entender.

Pese a todo, la aceptación de nuestro cuerpo conlleva cuidarlo, es decir que puedes estar más o menos delgado o no, pero cuidar nuestra piel, alimentación y cuerpo es fundamental para vivir una vida sana. Para ello hay que acudir a los centros de medicina estética, en los que podemos tratar nuestro cuerpo de diferentes maneras.

En el artículo de hoy vamos a hablar de qué pasa cuando un centro de estética no pasa por su mejor momento, o va a iniciar su andadura en el sector de la medicina estética. Vamos a ver tres elementos diferenciales que te ayudarán a arrancar o mejorar tu centro de medicina estética de la mejor manera.

Consejos para reconducir o diseñar el centro de medicina estética

Muchas veces el motivo principal por el que un centro de medicina estética no funciona es porque no se sabe cuál es el cliente ideal. Cuando hablamos de un cliente ideal estamos diciendo que no todos los clientes son los que más nos convienen, aunque claro está que tampoco hay que sesgar imperialmente.

La realidad es que existen clientes de todas las clases, ingresos y gustos, y saber orientar nuestro negocio hacia un tipo de cliente es una de las claves para revivir o reorientar nuestro negocio. Cuanto más específico sea el público más posibilidades tenemos de ofrecer al cliente los servicios de nuestra empresa.

Si llevas a cabo esta sencilla acción, conseguirás tener una cartera de clientes que te conozca por ofrecerle servicios que sabes que funcionan para ese nicho de mercado. Y también tendrás otros clientes que te querrán para un servicio concreto de forma esporádica, cosa que también es positivo para el negocio.

Para poder saber qué tipo de clientes es el que más nos beneficia, tenemos que saber cuáles son los requisitos del local que tenemos, o definirlos en el caso de que el mismo no se haya creado todavía. Es importante saber cuál es el tipo de gente que vive en un determinado barrio, de manera que puedas ofrecer servicios que vayan a ser aceptados en el mismo.

Un ejemplo de ello son los centros de medicina estética que están en el centro de las ciudades, respecto a otros que están apartados del centro. En los primeros se pueden ofrecer servicios que se llevan a cabo con las últimas tecnologías que tienen un precio elevado por ser novedosos; en cambio en los segundos, si ofreces este tipo de servicios puede que hayas hecho una inversión que tarde más tiempo en amortizarse.

Una clínica  que destaca precisamente por utilizar las tecnologías es el de la centro de estética en Salamanda de la Dra. Rosa Bonal, que emplea las últimas tecnologías en Medicina y Cirugía Estética, y que cuenta con un gran equipo médico para conseguir los mejores resultados.

Por lo tanto, hay que tener claro cuál es el tipo de local que necesitamos, pues no siempre estar en el centro de las ciudades es motivo de éxito. Hay que analizar nuestro presupuesto y estudiar al tipo de cliente que frecuenta negocios similares, así podemos tener un tipo de cliente predefinido antes de empezar, o renovar los servicios.

Pero tanto si quieres renovar tu negocio de medicina estética, como si quieres crear uno desde cero, tu foco lo tienes que poner en la carta de servicios. Tras determinar cuál es tu cliente ideal y establecer tu local en una zona determinada, toca establecer unos servicios que sean acordes con el local, el cliente y tu modelo de negocio.

Una carta de servicios debe ser clara y concisa, debes de mostrar al cliente qué puedes realizar en el centro de medicina estética y con que precio. Si has cumplido los pasos anteriores este paso es algo sencillo, y no deberías de pensarlo mucho, pues la información contra más sencilla para el cliente, mejor.

Deja un comentario