La importancia de la alimentación a la hora de estudiar

La importancia de la alimentación a la hora de estudiar

Una buena alimentación rica en nutrientes, sana, equilibrada y variada es uno de los pilares básicos sobre los que se sustenta un desarrollo adecuado del cuerpo humano a todos los niveles, tanto por el desarrollo del propio cuerpo con crecimiento de formación ósea, musculatura, etc. como por la realización de actividades físicas, y, por supuesto, por su desarrollo intelectual, ya que el seguimiento de una dieta equilibrada y adecuada ayuda a aumentar la memoria y mejorar la capacidad de concentración y bienestar personal. Numerosos son los estudios realizados que muestran una relación directa entre la alimentación y la concentración, así por ejemplo una tesis doctoral elaborada en la Universidad Autónoma de Nuevo León (México) muestra la gran influencia que tiene sobre el rendimiento académico los hábitos alimenticios de los estudiantes de nivel superior.

En cualquier tipo de estudio, ya sea enseñanza media, técnica, universitaria u oposición, lo fundamental y básico es la comprensión, entender y saber explicar de una forma clara y concisa el tema que se está estudiando, ya que ayuda a razonar y fijar las ideas, ahora bien, el poder de concentración y el de memorizar, tanto visualmente como a corto plazo o a largo plazo también son sumamente importantes. En este sentido, si vosotros estáis pensando en estudiar unas oposiciones, unos de los exámenes más complejos, nosotros os recomendamos el sistema de enseñanza EnvirtAA, dado que ofrece a las personas interesadas la oportunidad de preparar online una oposición, con una metodología específica avalada por los buenos resultados y la experiencia adquirida durante más de diez años y siempre al coste más competitivo.

Pero lo cierto es que para estudiar bien se han de dar vario factores y uno de ellos tiene que ver con la comida. Así, existen determinados alimentos que por su composición son especialmente beneficiosos, por ejemplo, se estima que favorecen a la memoria aquellos que contienen elevadas dosis de antioxidantes como el tomate, las espinacas, las fresas, la ciruela, uvas, pasas, naranjas, etc., ya que previenen la oxidación de las células y su degeneración, al igual que los que contienen un alto contenido en vitamina B como las sardinas, legumbre, frutos secos, y E como el brócoli, nueces, espinacas, etc.

Para mejorar los niveles de ansiedad o somnolencia, que en una etapa de exámenes suelen estar demasiado altos o si te encuentras más cansado de lo normal, lo recomendable es consumir alimentos ricos en magnesio como nueces, anacardos, almendras, judías, garbanzos, etc., ya que este mineral juega un papel importante en su mejora. Si por el contrario lo que ocurre es que te encuentras desanimado, con el humor y el ánimo por los suelos, el consumo de productos ricos en litio como yogur, huevos, pescado… te ayudará a no decaer, pero si además deseas fortalecer la vista cansada tras tantas horas de estudio y dedicación, en la dieta habitual no pueden faltar los productos lácteos como yogur, leche o queso, carnes como el pollo, ternera o cerdo, nueces, ostras, cangrejo, etc. que aportarán a nuestro organismo las cantidades mínimas necesarias de zinc y selenio.

También es importante mantener una rutina diaria o unas prácticas habituales a la hora de estar más cómodos o dispuestos para el estudio, por ejemplo:

  • No excederse en las cantidades de comida o tomar alimentos que provoquen o causen unas digestiones pesadas, puesto que pueden provocan malestar y somnolencia.
  • Mantener una disciplina y control horario para las comidas.
  • No abusar del consumo de platos precocinados o muy elaborados.
  • Realizar pequeños descansos durante las horas de estudio.
  • No olvidar realizar actividades de ejercicio físico para mantener nuestra mente despejada, pequeños paseos al aire libre, etc.

Memorizar mejor con trucos es posible

La memoria es una parte muy importante para todo buen estudiante, pero la cantidad ingente de datos, fórmulas, fechas, conceptos claves, cifras, nombres… que se deben tratar de aprender, retener y recordar hace que cada persona adopte unos pequeños trucos o técnicas que le permitan recordar y memorizar la mayor cantidad de posible de información, y al mismo tiempo que esa información retenida en la memoria vuelva en el preciso momento que se necesite y pueda ser utilizada de una forma rápida y segura, esto es lo que se conoce como una regla mnemotécnica, muy utilizada sobre todo por las personas jóvenes. Son muchos los tipos de reglas que existen, los más conocidos o usuales son:

  • La de las iniciales. Se construye una palabra familiar con las iniciales de las palabras a recordar.
  • El método de los lugares. Se asocia una palabra a un determinado lugar.
  • La regla numérica. Se relaciona una letra con un número.
  • La de la cadena, que sirve para recordar listas en un orden concreto.

Deja un comentario