¿Qué es el plasma rico en factores de crecimiento?

¿Qué es el plasma rico en factores de crecimiento?

Antes de entrar en materia sobre el plasma rico en factores de crecimiento, tenemos que hablar sobre las terapias de regeneración y la medicina regenerativa. Este es un campo amplio que incluye la investigación sobre la auto-curación, es decir, en la que el cuerpo utiliza sus sistemas propios, a veces con ayuda de materiales biológicos extraños para recrear células y reconstruir tejidos y órganos. A diferencia de muchos tratamientos tradicionales, algunos de alto costo y con efectos secundarios, que no se dirigen a las causas sino a los síntomas, la terapia celular ha tenido respuestas muy prometedoras en el proceso de sanar lesiones crónicas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Esta terapia ha surgido como una nueva disciplina que tiene como objetivo la reposición, la protección o regeneración de células, tejidos u órganos dañados. Este tipo de medicina está vinculada con diversos campos de la ciencia, como la ingeniería genética, la ingeniería de tejidos y la terapia celular.

Tipos de terapias de regeneración

Las terapias de regeneración se dividen en dos grandes categorías, estas son:

  • Células madre:

Las células madre son un tipo de células que se caracterizan por ser pluripotenciales, es decir, tienen la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula si se le administra el estímulo adecuado. Esta capacidad de transformación le da un  papel protagonista en las terapias de regeneración celular.

  • Factores de crecimiento:

Los factores de crecimiento son un conjunto de proteínas que se encuentran mayoritariamente en el interior de las plaquetas y en el plasma. Sus acciones son muy variadas y participan en los procesos naturales de reparación de nuestros tejidos.  Entre otras funciones, estas proteínas se encargan de transmitir  a las células encargadas de la reparación que existe un daño en un tejido.  Esta capacidad de reclutamiento le permite reparar el tejido.

Plasma rico en factores de crecimiento

Ahora que entendemos un poco mejor de lo que se trata la medicina regenerativa y cuales son los tipos de terapia que ofrece, podemos enfocarnos en el plasma rico en factores de crecimiento -PRGF por sus siglas en inglés o simplemente Factores de Crecimiento- y los campos en los que se aplican.

Lo primero que debemos saber es cual es el proceso para obtener el plasma rico en factores de crecimiento, que comienza con la extracción de una muestra de sangre del paciente bajo tratamiento para procesarla con un centrifugado especial. Este procedimiento permite aislar y concentrar las proteínas que serán las encargadas de reparar y regenerar los tejidos.

Para su aplicación, por lo general, se debe trabajar con visualización ecográfica, de forma que se pueda inyectar este plasma rico en factores de crecimiento en la zona exacta bajo tratamiento. La cantidad de aplicaciones depende del daño que se pueda observar del tejido que se esté tratando, de la dimensión de la lesión, y estará sujeto a la consideración del médico especialista. Por lo general se suelen administrar entre 1 y 3 veces con algunas semanas de descanso entre cada aplicación, aunque pueden ser más, según cómo vaya evolucionando la lesión.

En relación a la intervención, esta es muy sencilla, poco invasiva y prácticamente sin dolor alguno, por lo general el paciente puede volver a la vida normal tras un periodo de entre 24 y 48 horas, en términos generales.

¿En qué áreas de la medicina se aplica el plasma rico en factores de crecimiento?

Un punto muy importante a destacar en relación a este tipo de terapias, especialmente al Plasma Rico en Factores de Crecimiento es que según investigaciones científicas, se ha determinado que este plasma aislado no contiene solo plaquetas, sino también fibrina, proteínas y otras sustancias que contribuyen en el proceso de regeneración de los tejido lesionados.

Es precisamente por todas las sustancias que ayudan al cuerpo a sanarse a sí mismo, que este tipo de terapias se aplican en diferentes campos de la medicina. Algunos de ellos son:

  • Tricología: El PRGF ha demostrado su efecto en alopecias androgenéticas en pacientes postmenopáusicas como complemento de otros tratamientos clásicos para la caída del cabello ya que incide en la vascularización del folículo piloso (la zona en la que se genera cada pelo) y en la generación de vasos sanguíneos próximos.  
  • Oftalmología: La aplicación de la terapia de PRGF es muy útil para tratar el ojo seco y las úlceras corneales latentes (especialmente en aquellas que presentan dificultades de cicatrización). A su vez, mejora la evolución tras la cirugía refractiva con láser o la perforación corneal asociada al trasplante de membrana amniótica.
  • Odontología: Según los especialistas de Integra Estética y Salud Dental, la terapia de PRGF se investigó y desarrolló en odontología y cirugía maxilofacial hace más de veinte años. Esto porque los especialistas buscaban la forma de solucionar una de las principales complicaciones de sus pacientes; el fracaso de implantes y prótesis dentales y maxilares debido a la falta de integración de estos materiales en el hueso. De estos estudios uno de los resultados más importantes es que gracias a la aplicación de PRGF se logró dar un salto de calidad en materia de osteointegración y cicatrización y la cifra de fracaso se redujo drásticamente.
  • Curación de úlceras: La aplicación de PRGF contribuye a solventar los problemas de cicatrización y favorece la curación de úlceras cutáneas, muy frecuentes en pacientes diabéticos. Además, reduce el dolor y la inflamación local asociados a estas úlceras, lo que a su vez acelera la recuperación y por supuesto hace más cómodo el tratamiento para los pacientes.
  • Traumatología: Cuando se aplica la terapia de PRGF, se optimiza el proceso de curación de los pacientes con lesiones tendinosas y musculares, tales como tendinopatías crónicas, roturas fibrilares o de ligamentos, patologías del menisco. Esta también se usa después de intervenciones para reparar fracturas o implantar prótesis, con el objetivo de que el organismo repare mejor y en menos tiempo la agresión de la cirugía. De igual manera, la administración periódica del plasma frena la artrosis; que se trata del deterioro progresivo de las articulaciones asociado a la edad (aunque muchas veces aparece en adultos jóvenes) que causa dolor y pérdida de funcionalidad. Cuando se aplica la terapia de PRGF se logra disminuir la velocidad del avance de la enfermedad, reduce el dolor y mejora la movilidad del paciente.
  • Medicina estética: Si se aplican múltiples inyecciones de PRGF repartidas por el rostro y el cuello contribuyen a mejorar el estado general de la piel. No se trata de un tratamiento antiarrugas, sino de un recurso para tener una apariencia más saludable y una piel más luminosa, uniforme y firme.

¿La aplicación de plasma rico en factores de crecimiento tiene efectos secundarios o contraindicaciones?

Cuando se trata de tratamientos de cualquier tipo, pensar que estos no tienen efectos secundarios o contraindicaciones es un error muy común. En relación a la aplicación de Plasma Rico en Factores de Crecimiento, al tratarse de un tratamiento autólogo, la muestra que se obtiene es de la propia sangre del paciente, lo cual conlleva a que no exista ningún tipo de riesgo de desarrollar reacciones anafilácticas/alérgicas tras su ingreso al organismo.

Sin embargo, es importante recalcar que como cualquier protocolo de infiltración articular y/o periarticular, existen ciertos efectos adversos potenciales que pueden presentarse en los pacientes. Algunos de ellos son:

  • Lo más frecuente que puede ocurrir al realizar una infiltración es que el paciente perciba cierto dolor, bien durante la infiltración o bien tras ella. Ocasionalmente podemos apreciar un pequeño hematoma subcutáneo en la zona infiltrada al cabo de unos días que desaparecerá naturalmente y que no ocasiona ningún tipo de problema.
  • Otro efecto adverso puede ser que la sinovial -es el tejido presente en las articulaciones sinoviales- puede irritarse y generar un aumento del volumen del líquido sinovial, que al cabo de 24-48 horas suele ser reabsorbido sin dejar secuelas pues recordemos que se trata de plasma producido por la misma persona receptora. Esta reacción adversa se denomina sinovitis y cursa de forma transitoria y autolimitada.
  • Aunque no es específico de una infiltración, existe el riesgo de sufrir una reacción vasovagal, es decir, una disminución de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca acompañada de sudoración fría y palidez que se produce tras un desencadenante (una infiltración en este caso). No es frecuente y suele resolverse en pocos minutos, con una recuperación completa posterior.
  • Finalmente, aunque la probabilidad es remota, las infecciones articulares y/o periarticulares pueden llegar a desarrollarse tras una infiltración, ya que nuestra piel se encuentra colonizada por microorganismos.  En términos de prevención, siempre llevamos a cabo una rigurosa desinfección de la piel, acompañada del empleo de los diversos recursos necesarios (sala de infiltraciones y material estéril) en estado aséptico.

Es evidente que los pacientes que tengan lesiones crónicas pueden obtener múltiples beneficios de la medicina regenerativa y de las terapias que la componen. Lo más importante en este particular es que el procedimiento se haga siempre de la mano de un especialista para que este pueda evaluar, diagnosticar, aplicar y controlar los avances de la lesión, de manera que los resultados obtenidos afecten positivamente la salud integral de los pacientes.

Deja una respuesta