Beneficios y propiedades del aceite de oliva

Beneficios y propiedades del aceite de oliva

El aceite de oliva es un alimento muy común en la dieta mediterránea, utilizado como aderezo en muchos platos como ensaladas, carnes o guisos, ya que aporta un gran sabor a las comidas. También se utiliza para frituras de pescado, patatas o rebozados. 

Pero este alimento tan común de la dieta mediterránea no solo aporta un sabor increíble a los platos, sino que es un condimento muy saludable que cuenta con multitud de beneficios y propiedades que vamos a descubrir en este artículo. Estas propiedades son especialmente del aceite de oliva virgen extra, ya que es el tipo de aceite con más beneficios saludables. 

Mejora la salud intestinal y favorece la digestión 

Uno de los principales beneficios del aceite de oliva virgen extra es que mejora la salud intestinal y favorece la digestión. También reduce la secreción ácida gástrica, reduciendo el exceso de ácidos. Esto se debe a que el aceite de oliva actúa como protector del estómago y del aparato digestivo. 

Tiene propiedades antibacterianas 

Muchos estudios sobre las propiedades del aceite de oliva reflejan que el zumo de oliva cuenta con propiedades antibacterianas. Así, se ha descubierto que es especialmente eficaz contra la bacteria Helicobacter pylori, una bacteria que habita en el epitelio gástrico humano y que puede causar cáncer de estómago y úlceras. Según los estudios se cree que esta propiedad del aceite de oliva se debe a que cuenta con compuestos fenólicos y flavonoides como el resveratrol. 

Previene de varias enfermedades cardiovasculares 

Quizá de las propiedades más conocidas es que el aceite de oliva previene de varias enfermedades cardiovasculares. Tanto es así que un estudio científico recogido por la Sociedad Española de Cardiología en un artículo que puedes leer pinchando aquí refleja que el consumo de altas cantidades de aceite de oliva se asocia a una disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular del 14%. Pero esta disminución todavía es mayor en el caso de enfermedad coronaria, siendo en este caso del 18%. Sin embargo, en este estudio no se apreció ninguna asociación con riesgo de padecer ictus. 

Ayuda a combatir el estreñimiento 

También hay que destacar que el aceite de oliva virgen extra mejora la absorción intestinal de los nutrientes y ayuda a combatir el estreñimiento, ya que tiene un suave efecto laxante. 

Previene la diabetes tipo II 

Otra de las propiedades del aceite de oliva es que tiene un efecto protector contra la diabetes, especialmente la diabetes de tipo II. Y es que se ha demostrado en varios estudios que el aceite de oliva cuenta con efectos beneficios sobre la glucemia y la insulina. 

Previene la artritis 

El aceite de oliva puede ayudar a prevenir la artritis reumatoide, una enfermedad que deforma las articulaciones y causa dolor. Pues se ha demostrado que los pacientes de artritis que consumen aceite de oliva presentan menos dolor en las articulaciones y la inflamación es más leve. Pero también hay que señalar que estos efectos beneficios se potencian cuando se consume omega 3.

Previene varios tipos de cáncer 

El aceite de oliva previene de muchas enfermedades como hemos visto en este artículo, a las que también hay que añadir diferentes tipos de cáncer. Esto se debe a que la ingesta de zumo de oliva ayuda a reducir el daño oxidativo y a que este alimento cuenta con altos niveles de oleocanthal, sustancia con un efecto antiproliferativo de las células tumorales. 

Reduce el colesterol 

Por último, hay que destacar que el aceite de oliva protege al organismo del colesterol LDL (conocido popularmente como colesterol malo) y aumenta los del colesterol HDL (bueno). Esto se debe al ácido oleico del aceite que ayuda a balancear los niveles de colesterol. Como consecuencia de este beneficio se mejora la circulación sanguínea, se reduce la presión arterial y se reducen notablemente las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y arteriosclerosis.

En definitiva, estas solo son algunas de las propiedades del aceite de oliva virgen extra. Es importante que te fijes bien en el etiquetado en los supermercados, ya que el aceite de oliva virgen extra no es igual que el aceite de oliva virgen. Además si quieres comprar un aceite de oliva todavía superior puedes escoger un aceite de oliva virgen extra ecológico. “Los aceites de oliva ecológicos son aceites procedentes de olivares ecológicos, en los que se conserva y respeta el medio ambiente”, explican desde la Cooperativa Agrícola Nuestra Señora de los Ángeles, donde producen aceite de oliva virgen extra de extraordinaria calidad.

Deja una respuesta