Para qué sirve un procurador

Para qué sirve un procurador

Hace unos meses mi padre tuvo un accidente de tráfico con otra persona. Semanas después recibimos una carta de las aseguradoras que no habían llegado a un acuerdo y había que ir a juicio. Estaba firmada por un procurador. Fue en ese momento cuando en mi familia nos preguntamos, ¿para qué sirve un procurador? Para que no tengamos las dudas que nosotros tuvimos hoy me gustaría hablar de esta figura, que quizás no conozcamos demasiado.

Un procurador o procuradora no es más que es un licenciado en Derecho que representa al cliente ante el Juzgado, en el ámbito de un procedimiento judicial. Es decir, es la persona encargada de recibir las notificaciones que puedan generarse en un proceso judicial (notificación de autos, de sentencias,…) y es quien también presenta los escritos preparados por el letrado. Por este motivo era la persona que mandó los escritos a mi padre de parte de la aseguradora.

A veces les denominamos ‘carteros cualificados’ porque realmente hacen labores de ‘intermediación’ entre el Juzgado y cada una de las partes de un proceso. Son las personas que se encargan de mediar para intentar no llegar a un juicio finalmente, con lo que eso económicamente puede costar. Es cierto que los procuradores no son necesarios en todos los procesos. Nos referimos en el ámbito de la jurisdicción social, pero son imprescindibles en los procesos civiles, penales y de familia (separaciones, divorcios, modificaciones de medidas,…).

Por este motivo son muchas las personas a las que les cuesta entender que el procurador es un profesional necesario en un procedimiento judicial, pero lo cierto es que sí lo son. Hablaríamos de que se trata de una mezcla entre ‘relaciones públicas’ y un gestor administrativo especialista en Derecho. Además de calcular plazos y de sentarse junto al abogado en las vistas y juicios, se relacionan diariamente con los funcionarios judiciales y es imprescindible que conozcan muy bien los objetivos de cada proceso, manteniendo un contacto constante y muy personalizado con el letrado.Nos ponemos en contacto con Sevilla Flores Procuradores para que nos den más datos sobre esta figura.

EL PROCURADOR ES EL REPRESENTANTE PROCESAL

¿Qué hacen los Procuradores?

Seguir el proceso, estar pendientes de todos los pasos y tener informados al cliente y a su abogado.

Responsabilizarse de todos los trámites: recibe y firma los emplazamientos, citaciones, notificaciones, etc.; asiste a todas las diligencias y actos necesarios del pleito. Todo ello en representación y a favor de su cliente.

Transmitir al abogado todos los documentos e instrucciones que lleguen a sus manos.

Pagar los gastos que se generen a instancia del cliente y dar cuenta documentada de los mismos.

¿A que está obligado un procurador?

A colaborar con los órganos jurisdiccionales en la Administración de la Justicia.

A defender con profesionalidad los intereses de sus representados.

A llevar documentalmente los datos precisos sobre los negocios que le haya sido encargados.

A representar a los litigantes sin recursos económicos en los casos provistos por la ley.

UN PODER ANTE NOTARIO O ANTE EL SECRETARIO JUDICIAL PERMITE AL PROCURADOR REPRESENTAR AL INTERESADO

 

Para ejercer de procurador es necesario:

  • Ser Licenciado en Derecho.
  • Obtener el título de Procurador, expedido por el Ministerio de Justicia.
  • Colegiarse en el lugar donde se encuentre su despacho principal.
  • Prestar juramento o promesa ante el órgano que corresponda.

¿Cómo entrar en contacto con un procurador?

En el colegio correspondiente previa petición y selección por el interesado.

Según las recomendaciones del propio abogado.

Por turno de oficio a requerimiento del Juzgado. Cuánto cuesta

Los aranceles de los procuradores de los tribunales se hayan regulados por el Real Decreto 1373/2003, de 7 de noviembre. Este arancel regula los derechos devengados por los procuradores en toda clase de asuntos judiciales y ante las Administraciones públicas y, aunque la ley permite una negociación entre el cliente y el procurador por encima de los aranceles previstos, ésta no puede rebasar el 12%.

Plan Bolonia

Tras la implantación en España de las reformas universitarias previstas en el proceso de Bolonia, los nuevos graduados en Derecho, a diferencia de lo que ocurría anteriormente con los licenciados, no podrán acceder a la profesión de procurador sólo con el trámite de la colegiación, sino que será precisa la superación de un máster de acceso a la procura de un año de duración (60 créditos ECTS), unas prácticas externas (30 créditos ECTS) y un examen de aptitud profesional.

De la misma forma que demandante y demandado tratan siempre de contratar los servicios del abogado que consideran mejor, la elección de un buen procurador debe ser otra pieza clave en el procedimiento.

Deja un comentario