Eléctrico vs. manual ¿Cuál es el mejor cepillo de dientes?

Eléctrico vs. manual ¿Cuál es el mejor cepillo de dientes?

Cuando se trata de nuestra higiene bucal, nos asaltan algunas dudas sobre la manera más correcta y eficiente de llevarla a cabo. Una de esas dudas es el tipo de cepillo que debemos comprar, ¿eléctrico o manual, cuál es el mejor?

De hecho, esta duda lleva años dando vueltas en nuestra cabeza, hasta el punto que en el año 2005 la iniciativa Cochrane, una organización independiente y sin ánimo de lucro que se dedica a revisar estudios sobre diversos temas científicos en busca de conclusiones claras, publicó una revisión titulada “Cepillado manual versus cepillado eléctrico para la salud oral”, la cual intentaba aclarar todas las dudas.

Su conclusión tras el análisis de diversas fuentes especializadas fue que “comparados con los cepillos dentales manuales, los cepillos dentales eléctricos con una acción de oscilación y rotación proporcionan protección contra la inflamación de las encías a corto y largo plazo y mejor eliminación de la placa a corto plazo”.

Sin embargo, muchos se siguen preguntando si en verdad llegó el momento de hacer un lado nuestro cepillo manual de toda la vida, el que se ha ganado nuestra confianza a lo largo de los años, desde que nuestros padres nos enseñaran la ancestral rutina del cepillado frente al espejo del baño.

Sigue leyendo porque el equipo especialista en salud bucal del Centro Avanzado de Odontología Belmonte, nos ayudan a decidirnos por el mejor cepillo.

Cepillo de dientes eléctrico

Aunque si es cierto que con ambos tipos de cepillo de dientes se puede realizar un cepillado dental eficaz, determinados cepillos eléctricos han probado ser mejores que un cepillo de dientes manual.

La razón es que, según los expertos, ciertos cepillos eléctricos, como los que tienen un mecanismo oscilante rotatorio (cuando el cabezal del cepillo gira en una dirección y luego en otra) son capaces de reducir más placa bacteriana que los cepillos manuales, lo que significa que permiten prevenir más eficazmente la aparición de caries o enfermedades periodontales como la gingivitis.

Además, ya que estos cuentan con un mecanismo de control de la presión, los cepillos eléctricos reducen el riesgo de abrasión del diente y evitan que se pueda erosionar la superficie dental y dañar el esmalte durante el cepillado.

Por otro lado, también se ha comprobado que estos cepillos permiten alcanzar zonas a las que los cepillos manuales no llegan (como las caras internas de los dientes y las muelas), ofreciendo una mejor limpieza bucodental. Incluso, las personas que usan cepillos de dientes eléctricos permanecen más tiempo cepillándose (entre un 20% y un 40% más de tiempo), ya que se cansan menos con este cepillo y que, por ejemplo, muchos de ellos usan una señal acústica que garantiza un cepillado de como mínimo dos minutos de duración.

Asimismo, los cepillos de dientes eléctricos son la opción más recomendada para personas que tienen menos destreza manual, como pacientes que padezcan alguna enfermedad que les impida moverse con normalidad, personas mayores o, para aquellos cuidadores que deban cepillarle los dientes a un tercero.

Cepillo de dientes manual

Aunque ya vimos que los cepillos eléctricos tienen  muchas ventajas, hay algunas circunstancias en las que puede ser recomendable el uso del cepillo de dientes manual frente a la utilización de cepillos eléctricos.

Por ejemplo, el caso de personas que acaban de someterse a una cirugía oral y presentan dolor bucodental. En esta situación, el uso de un cepillo de dientes manual permite realizar una limpieza dental mucho más delicada, gracias a sus cerdas suaves y a que cada paciente puede regular mucho mejor la velocidad, la fuerza y la intensidad del cepillado.

Así mismo están los pacientes con ortodoncia, pues los cepillos eléctricos suelen producir desprendimientos de alambres o de brackets con mayor facilidad, mientras que con los manuales se pueden controlar los movimientos y la fuerza aplicada al cepillar.

Otro ejemplo es cuando salimos de viaje. El cepillo de dientes manual es mucho más fácil de transportar y lo puedes encontrar con mayor facilidad en cualquier sitio, permitiéndonos seguir con nuestra rutina de higiene bucal donde sea que estemos.

Por último, aunque no hay ninguna contraindicación para que los niños utilicen cepillos de dientes eléctricos, la oferta de cepillos manuales adaptados al tamaño de su boca y de sus manos, y diseñados con divertidos motivos, son una excelente opción para ayudarlos a iniciarse en el hábito del cepillado.

Tipos de cerdas de cepillos dentales.

Aunque la duda enfrenta el modo manual contra el modo eléctrico de los cepillos, hay otros elementos que también afectan a la hora de decidirnos por el correcto. El tipo de cerdas que elijamos y lo cómodos que nos sintamos con ellas, son un factor importante dentro de la rutina de cepillado. Por esa razón, la próxima vez que compres un cepillo dental, asegúrate de leer el paquete para saber qué tipo de cerdas tiene el cepillo.

Existen varios tipos de cerdas de cepillos dentales diseñadas para cubrir distintas necesidades:

  • Medias o suaves:la mayoría de los odontólogos recomiendan cepillos de cerdas suaves y extra-suaves para aquellas personas con dientes o encías sensibles o personas que se estén recuperándose de algún procedimiento dental. En caso de no tener dientes o encías sensibles, algunos prefieren cerdas duras porque creen que son más efectivas para remover la placa y manchas de los dientes. Sin embargo, la verdad es que el cepillado dental puede ser igual de efectivo con cerdas suaves y extra-suaves.
  • Formas y tamaños:la tecnología del cepillado dental ha evolucionado; por lo que ahora podemos escoger entre una variedad de tipos de cerdas. Por ejemplo, algunos cepillos tienen cerdas de diferentes formas que ayudan a limpiar alrededor de los dientes, otros tienen patrones diagonales de cerdas para ayudar a limpiar las caras de los dientes y a lo largo de la línea de las encías y otros tienen cerdas mixtas que ayudan a limpiar entre los dientes. Así mismo, los cabezales de los cepillos también están disponibles en diferentes tamaños para distintos tamaños de bocas y estilos de cepillado.

Tipo de mango

Otro elemento a evaluar a la hora de decidirnos por un cepillo de dientes es el mango. Respecto al tipo de mango del cepillo (anti-deslizante o de cuello flexible), forma de la cabeza (cónica o rectangular), y modelo de las cerdas (onduladas, planas, recortadas con forma de bóveda), basta con elegir según nuestra comodidad y la recomendación del dentista. Aquí aplica lo de que el mejor cepillo dental es el que se ajusta a tu boca y te permite llegar fácilmente a todos los dientes.

Eso sí, independiente de cual cepillamos elijamos, es importante que sepamos que debemos cambiarlo cuando sus cerdas se desgasten o bien cada tres meses. También se debe cambiar el cepillo dental después de un resfriado puesto que las cerdas acumulan gérmenes que pueden provocar una nueva infección.

Cepillo manual frente a eléctrico: lo que recomiendan los dentistas

Según los diferentes estudios de odontólogos, se ha llegado a la conclusión de que en verdad no hay grandes diferencias a largo plazo entre usar un cepillo eléctrico o uno manual, y que es una cuestión de elección de cada paciente.

Citando nuevamente el estudio más completo hasta la fecha, publicado en 2005 y recogido por Cochrane, concluye que “solo los modelos de rotación/oscilación resultan ser algo mejores que el cepillado manual para eliminar la placa y reducir la inflación de las encías. Pero a largo plazo, no hay evidencias de que el uso de un cepillo eléctrico mejore la salud dental.”

Los beneficios de usar un cepillo eléctrico, como explicamos anteriormente, tienen que ver con la comodidad más que con la eficacia, contando que igual no en todos los cepillos eléctricos encontramos esas ventajas.

Así, las ventajas de usar un cepillo eléctrico frente a uno manual están asociadas a factores no relacionados directamente con la tecnología, centrándose más bien en los relacionados al tiempo de uso y el menor cansancio. Por ejemplo, los modelos eléctricos con temporizador ayudan a que cumplamos con el tiempo de cepillado recomendado por la OMS (al menos dos minutos), gracias tanto a la inclusión de temporizadores (motivación), como porque la gente se cansa menos y por lo tanto le resulta más cómoda la tarea.

Finalmente, después de haber evaluado las ventajas y aplicaciones de cada cepillo podemos concluir que se puede lograr un perfecto cepillado dental con cualquiera de los dos y que la elección de uno u otro depende de las necesidades y preferencias de cada persona.

Sin embargo, si hay que destacar que los cepillos de dientes eléctricos presentan algunas ventajas frente a los cepillos manuales, en especial en lo que se refiere a la eliminación de placa bacteriana.

Sea cual sea el cepillo de diente que elijas, su eficiencia recae en la técnica de cepillado de cada persona, así que no olvides cepillarte al menos dos veces al día durante el tiempo recomendado, usar el hilo dental, cambiar frecuentemente tu cepillo dental y visitar a tu especialista con frecuencia.

Deja una respuesta