¿Por qué salen las muelas del juicio?

¿Por qué salen las muelas del juicio?

Se le conoce como muelas del juicio a los últimos molares ubicados a cada lado de los maxilares. Estos son los últimos dientes en aparecer o erupcionar y por lo general, ocurre cuando la persona tiene entre 16 y 20 años.

Como son los últimos en erupcionar, suele pasar que ya la boca no tiene suficiente espacio libre para que se posicionen. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos, atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival; ocasionado dolor e hinchazón.

A veces, las muelas del juicio pueden emergen parcialmente o erupcionar giradas, lo cual también puede provocar un apiñamiento doloroso y enfermedad.

Así mismo, como los dientes extraídos antes de los 20 años tienen raíces menos desarrolladas y escasas complicaciones, la ADA (Asociación Dental Americana) recomienda que las personas de entre 16 y 19 años acudan al dentista para que este evalúe si necesitan extraer sus muelas del juicio.

Síntomas de muelas del juicio incrustadas

Si tu dentista dice que tus muelas del juicio están incrustadas, quiere decir que están atrapadas en tu mandíbula o debajo de tus encías, y deberás extraerlas. Esto porque pueden causar problemas si no tienen suficiente espacio para emerger o si salen en una posición incorrecta.

Dichos problemas se van evidenciando a medida que las muelas van emergiendo a través de los siguientes síntomas:

  • Las muelas del juicio que no están en la posición correcta pueden ocasionar que los restos de comida queden atrapados en tu boca, originando las bacterias culpables de la aparición de caries.
  • Lo mismo sucede cuando las muelas del juicio no emergen adecuadamente y dificultan el uso del hilo dental entre las muelas del juicio y los molares adyacentes.
  • Las muelas del juicio que han salido parcialmente permiten que las bacterias entren en las encías y ocasionen infecciones, que a la larga son causantes de dolores, hinchazón y rigidez en la mandíbula.
  • Las muelas del juicio que no tienen sitio para salir pueden causar que los dientes vecinos se apiñen o se dañen.
  • Una muela del juicio incrustada puede llegar a formar quistes en o cerca de la muela impactada, ocasionando daños en las raíces de los dientes adyacentes o incluso, destruyendo el hueso que sujeta los dientes.

¿Cuándo debe hacerse una extracción?

Si tu especialista en salud bucal ha notado alguno de los síntomas anteriores, deberá proceder a la extracción en casos de:

  • Dolor
  • Infección
  • Quistes
  • Tumores
  • Daño a los dientes adyacentes
  • Enfermedad de las encías
  • Caries (si no es posible o deseable restaurar la muela)

Tu dentista también podría recomendar sacarlas como parte de un tratamiento de frenos u otro proceso dental a pesar que no presentes los síntomas anteriores.

Por supuesto, antes de tomar una decisión, tu dentista examinará tu boca y te hará una radiografía para evaluar tu caso en particular y llegar a un tratamiento que les proporcione tranquilidad a ambas partes.

Complicaciones

Las muelas de juicio retenidas pueden causar varios problemas en la boca como:

  • Daños en otros dientes.Si la muela de juicio hace presión contra el segundo molar, puede ocasionar daños o aumentar el riesgo de infección en esa zona. Esta presión también puede causar problemas de apiñamiento, que luego requerirán un tratamiento ortodóncico.
  • Quistes.Las muelas de juicio se forman en un saco dentro de la mandíbula. Este saco puede llenarse de líquido, formando un quiste que puede dañar la mandíbula, los dientes y los nervios. Incluso, en el peor de los casos, podría desarrollarse un tumor no canceroso, requiriendo de la extirpación del tejido y el hueso.
  • Caries. Las muelas de juicio parcialmente retenidas conllevan un mayor riesgo de padecer caries que otros dientes. Esto sucede porque las muelas de juicio son más difíciles de limpiar y porque los alimentos y las bacterias quedan atrapados con facilidad entre la encía y la muela.
  • Enfermedad de las encías.La dificultad para limpiar las muelas de juicio retenidas incrementa el riesgo de contraer una afección dolorosa e inflamatoria en las encías conocida como «pericoronaritis».

Proceso de extracción de las muelas del juicio

El procedimiento de extracción de muelas del juicio dependerá de cuán profundamente impactadas están tus muelas. Por ejemplo, en muchos casos estas pueden extraerse como se haría con cualquier otro molar: una vez que la anestesia ha hecho efecto, tu dentista ampliará el área donde se encuentra la muela utilizando un instrumento llamado elevador o un par de pinzas especiales; y luego moverá la muela de lado a lado hasta que esté lo suficientemente floja como para extraerla.

Sin embargo, si tu caso es más complicado, tu dentista hará un corte en tus encías y puede que quite un poco de tu hueso maxilar para llegar a tu muela. A continuación, sacará tu muela del juicio y cerrará las heridas con puntos de sutura.

En la mayoría de los casos, este proceso de extracción  suele demorar sólo unos minutos, pero los casos más difíciles pueden llegar a tomar unos 20 minutos.

Proceso postoperatorio y de recuperación

Inmediatamente después de que te realicen la extracción de las muelas del juicio, cualquiera que haya sido la forma de extracción, deberás descansar hasta que se te pase el efecto de la anestesiageneral o sedación.Para esto, siempre suelen transcurrir varias horas antes de que tu mandíbula recupere la sensibilidad.

También debes tener mucho cuidado de no masticar en el área o ingerir alimentos o bebidas demasiado calientes, ya que pueden ocasionar quemaduras.

Es una operación ambulatoria muy sencilla y podrás regresar a casa cuando te sientas preparado. Eso sí, si se te administraron anestesia general o sedación, lo más recomendable es que coordines que alguien te lleve en auto a tu casa y que un amigo o familiar permanezca contigo durante las primeras 24 horas, para prestarte asistencia si lo necesitas.

Antes de irte a casa, tu dentista o cirujano oral te dará algunos consejos sobre los cuidados que debes tener con tus dientes y encías durante la recuperación. Incluso, te podría recetar analgésicos, antibióticos y soluciones de enjuague bucal para colocarte en casa.

Este procedimiento suele causar un poco de dolor y la duración del mismo dependerá de cada caso. Sin embargo, si sigues las indicaciones y el tratamiento recetado por tu médico, podrás aliviar esas molestias.

También, es posible que te den fecha para una consulta de seguimiento de la cicatrización de la extracción de muela. Las suturas o puntos absorbibles desaparecerán por sí solas en siete a diez días. Más, las suturas o puntos no absorbibles las deberá retirar un especialista una semana después de la cirugía.

Por lo general no es común que se necesiten muchos días de reposo después del tratamiento y la cicatrización de las muelas del juicio suele evolucionar sin mayores complicaciones.

¿Se pueden conservar las muelas del juicio?

El equipo especialista en salud bucal de la Clínica Dental SEDI nos explican que es posible que tu dentista decida no extraer alguna o todas tus muelas del juicio. Sin embargo,  estas deben seguir siendo vigiladas debido a que todavía existe el potencial de desarrollar problemas más tarde. Esto porque cuando la gente envejece, tiene mayor riesgo de desarrollar problemas de salud y esto incluye problemas en las muelas del juicio.

Si este es tu caso, debes limpiar tus muelas del juicio con hilo dental y visitar a tu médico de salud bucal con regularidad, de forma que pueda evaluar tus muelas del juicio y tu salud en general.

 

Deja una respuesta