Protege tu casa y protégete de los rayos del sol

Protege tu casa y protégete de los rayos del sol

Durante los meses la inmensa mayoría de nosotros cambiamos nuestra ropa de abrigo por tejidos más ligeros, pantalones cortos y camisetas también de manga corta e incluso en algunos casos, cuando estamos dentro de nuestro hogar o en la playa, nos quitamos la parte de arriba para poder pasar las horas de calor más sofocante de una forma cómoda. Este hecho hace que muchos de nosotros lleguemos a mitad de verano con algunas quemaduras en nuestra piel, así como, en la inmensa mayoría de las ocasiones, a final de verano nos vemos mucho más negros que cuando empezamos.

Un color de piel con el que estamos mucho más guapos pero que, sin embargo, en ocasiones no es muy bueno. Algo similar les ocurre a los muebles de nuestras terrazas y es que ellos, con el calor pegando directamente sobre sus materiales, se acaban debilitando y desgastando. Es por ello por lo que para poder sobrellevar de mejor manera los meses de verano, una de las mejores decisiones que podemos tomar es la de instalar una pérgola en la terraza de nuestra casa y es que solamente de esta forma estaremos protegidos del sol.

Cuando hablamos de una pérgola nos estamos refiriendo a un armazón formado por dos hileras paralelas de columnas o pilares que soportan un techo de vigas y correas transversales o un enrejado, sobre el que, de forma habitual, se entrelazan plantas trepadoras. Y es que realmente no importa cual sea la forma con la que nos cubramos, siempre que tengamos claro que el impacto directo de los rayos del sol de forma continuada y durante un largo espacio de tiempo, no es bueno. Y es que en los últimos años el número de casos que han aparecido de cáncer de piel es realmente preocupante, por lo que, a fin de poder evitarlo, lo más sensato que debemos de hacer es protegernos bien del sol.

Por todo ello, nuestra recomendación pasa por que instaléis una de estas pérgolas en vuestro domicilio y es que no solo os estaréis beneficiando vosotros de ellas, sino que también lo hará vuestro mobiliario, el cual sufre a la callada los efectos del sol cada verano. Pero en lo que realmente importa, en la afección solar hacia nuestro cuerpo, la realidad es que una estructura de este tipo nos previene de su impacto directo y continuado, por lo que podremos seguir haciendo vida en la terraza, mientras disfrutamos del sol a resguardo. Por ello, si vuestra idea pasa por instalar uno de estos montajes, nosotros os recomendamos que lo hagáis con toldos Clot y es que sus años de experiencia convierten a esta empresa en una de las mejores opciones que existe en el mercado para la instalación, no solo de pérgolas, sino que también de toldos, parasoles o cortinas y estores.

Sin embargo, antes de llevar a cabo esta instalación siempre debemos de tener en cuenta, sobre todo si vivimos en un edificio de pisos, cual es la normativa de la comunidad, así como que es lo que dicen las ordenanzas municipales vigentes al respecto, puesto que de lo contrario nos podremos encontrar con desagradables sorpresas como las que han sucedido en Castilla y León. Allí, la venganza de Tristán, el jubilado que denunció a 800 vecinos de Salamanca, puso en evidencia la política urbanística de la ciudad con los cerramientos ilegales de terrazas y es que todas estas denuncias formaron parte de una vendetta del vecino porque el consistorio le había obligado a deshacer un cerramiento que él había llevado a cabo en su domicilio y que un vecino de suyo denunció. Es por ello por lo que el conocimiento de las normativas vigentes en esta materia, aunque no de obligado conocimiento, si que es cierto que no está de más saberlas o, por lo menos, haberlas leído, ya que solo de esta forma nos podremos evitar ciertos problemas en el futuro.

Otras formas de proteger tu casa en verano

Os lo hemos mencionado de pasada, pero lo cierto es que las pérgolas no son la única opción que existe en la actualidad para llevar a cabo cerramientos en nuestras viviendas y es que más allá de ellas tenemos otros elementos más clásicos y típicos de las construcciones más antiguas. Los toldos son uno de los ejemplos más claros que nos podemos encontrar en las fachadas y es que, aunque estéticamente siguen sin ser bonitos, lo cierto es que su función, protegernos del sol, la cumplen a la perfección. Algo que también ocurre si nos decantamos por instalar parasoles, cortinas o estores, los cuales se encargan de prevenir el paso del sol al interior de nuestro domicilio.

Deja un comentario