¿Sabemos distinguir la gripe de un resfriado?

¿Sabemos distinguir la gripe de un resfriado?

Acaba de comenzar una nueva estación, el otoño ya está aquí llamando a las puertas y, con él vendrán unos días más cortos, la bajada de temperaturas, las lluvias, el frío, los cambios locos de temperatura…, y aparecen las primeras enfermedades que afectan al aparato respiratorio, siendo mayoritariamente dos las más comunes la gripe y el resfriado o catarro. Ambas están causadas por un virus, pero no es el mismo tipo de virus y cursan con una sintomatología muy similar, por lo que a veces corremos el riesgo de no saber distinguir muy bien cuando estamos ante patología u otra. Los síntomas más comunes de ambas son la congestión nasal, los estornudos, la mucosidad, tos, dolor de garganta, dolor de cabeza y pérdida de apetito. Ahora vamos a establecer cuáles son las principales diferencias:

  • El resfriado o catarro. Puede estar causado por numerosos tipos y cepas de virus, si bien los más frecuentes son el rinovirus y el coronavirus, pudiendo padecerse, incluso varias veces al año. Se puede propagar a través de gotitas de gérmenes que se encuentran en suspensión en el aire tras un estornudo, la tos o por el habla de una persona enferma, por contacto directo o por compartir objetos como toallas, teléfono, etc. es por lo general inofensivo, aunque sí muy molesto, y ataca sobre todo a la nariz, garganta y oídos. Sus síntomas suelen aparecer de forma gradual y son falta de apetito, malestar general, mucosidad, dolor de cabeza, garganta u oídos, fiebre baja… Se recomienda beber abundantes líquidos para ayudar a eliminar la mucosidad, tomar analgésicos y antitérmico como paracetamol, ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, utilizar fármacos antitusígenos, descongestionantes nasales…, y sobre todo descanso. Algunos consejos relacionados con esta patología serían:
    • No se deben tomar antibióticos pues al ser tener un origen de tipo vírico, estos son del todo ineficaces.
    • Taparse la nariz y boca al toser y estornudar para evitar contagios.
    • Utilizar pañuelos desechables.
    • Protegerse adecuadamente del frío y lluvia.
    • Evitar ambientes muy cargados.
  • La gripe. Está causada por el virus denominado Influenza del tipo H1N1, aunque puede modificarse, por lo que sus síntomas pueden variar de unos años a otros según la modificación que presenten. Su forma de contagio es muy similar a los del catarro y la mayoría de los síntomas también, si bien la intensidad de estos es muy superior. Sus síntomas suelen aparecer de una forma rápida con fiebre alta en torno a los 39 o 40 grados, dolores musculares moderados o intensos, escalofríos, mareos, diarreas, náuseas, cansancio, etc. y durar entre 5 y 7 días. Algunas personas que contraen la gripe pueden desarrollar complicaciones y adquirir una mayor gravedad siendo la más común la neumonía gripal, además de bronquitis, infección de oído, sinusitis, miocarditis, etc., o empeorar problemas crónicos ya existentes. Dado que la gripe es una enfermedad que afecta de manera importante a la población mundial cada año, se debe vigilar de una manera especial a personas incluidas en los denominados grupos de riesgo como pueden ser personas con enfermedades crónicas respiratorias o cardiovasculares, además de menores de 5 años, las personas ancianas, las embarazadas, personas con bajas defensas o inmunidad… Para estos grupos de riesgo las autoridades sanitarias recomiendan la vacunación anual como medida preventiva para disminuir los problemas o complicaciones derivados de la gripe. La inmensa mayoría de las personas se recuperan por sí solas tras hacer reposo unos días en la cama o en el sofá y la toma de antivirales. Sin embargo, en el caso de necesitar una baja por incapacidad laboral transitoria, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Martín Laucirica, puesto que ellos os gestionarán los partes de enfermedad, ya que es un grupo asesor con abogados y economistas especialistas en todas las materias contable, fiscal, laboral, jurídica…, y que cuenta con profesionales altamente cualificados, expertos en asesoría laboral, que se encargarán de gestionar todo lo relacionado con este ámbito.

¿Cómo podemos combatir la gripe?

Existe una serie de alimentos que están totalmente indicados para prevenir y combatir la gripe y el resfriado, puesto que nos ayudan a fortalecer el sistema inmunitario, reforzar el sistema defensivo, hidratar las mucosas, etc., entre estos alimentos se encuentran los siguientes:

  • El ajo. Tiene importantes propiedades antivirales y antibacteriales, por lo que ayuda a combatir la tos, los resfriados y la sinusitis, evita el crecimiento de hongos e incluye entre sus componentes la alicina con grandes efectos antibióticos. Es aconsejable su consumo en crudo o exprimido para conservar sus propiedades.
  • La cebolla. Al igual que el ajo es un excelente antibiótico natural, además de ser antiinflamatorio, antioxidante y un excelente expectorante que disuelve la mucosidad y lubrica y tonifica el sistema respiratorio.
  • Alimentos ricos en vitamina C, como naranjas, limones, pomelos, refuerzan el sistema inmunológico aliviando los síntomas de la gripe.

Deja una respuesta